miércoles, 21 de mayo de 2008

La Colònia Güell (Antoni Gaudí)






La Colònia Güell es una de las obras más originales e interesantes de Gaudí, pese a tratarse de un proyecto inacabado (En unaa imagen puede verse un esbozo de lo que había sido concebido en un principio) El arquitecto que tenía plena libertad para ejecutar este trabajo dedicó casi diez años a su estudio, aunque sólo llego a construirse la cripta de la iglesia. Las obras comenzaron en 1908, pero al fallecer el conde Güell en 1917 el proyecto quedo sin concluir.
Se trataba de una colonia formada por un pequeño asentamiento de oberos situada a unos 20 kilómetros de Barcelona, en Santa Coloma de Cervelló, junto a la fábrica téxtil de Eusebi Güell. Este había previsto construir todo tipo de servicios para sus obreros y entre estos no podía faltar una iglesia...
Un siempre inspirado Gaudí diseñó un complejo recinto con constantes referencias a la naturaleza. De hecho la iglesia que debía situarse en una pequeña colina, se hubiera confundido con el entorno natural. Este objetivo se había conseguido con el empleo de formás orgánicas y una estudiada policromía, en la que los tonos oscuros de los ladrillos de la cripta debían debían memitizarse con los troncos de los árboles, y los muros de la iglesia se hubiera alzado primero en una tonalidad verdosa, para pasar a ser azules y blancos camuflándose con el cielo y las nubes. Para Gaudí esta opción cromática no solo representaba la naturaleza sino quemsimbolizaba el camino de la vida cristiana.. El diseño aprovechaba el marcado desnivel del terreno para incluir una cripta con él pórtico y una capilla. Sin embargo aunque se conservan bocetos, croquis y maquetas de la obra completa, sólo se edificó la cripta, que puede considerarse un pequeño fragmento de una obra majestuosa. La planta de la cripta tiene forma de estrella, que se consiguió gracias a la inclinación de los muros exteriores. Al estar cubierta por una bóveda tabicada de rasilla encima de nervaduras de ladrillo, recuerda desde el exterior el caparzón de una tortuga. Cuatro columnas de basalto inclinadas situadas en la entrada invitan a acceder a este espacio que dispone de tres altares, todos ellos diseñados por Josep Mª Jujol i Gibert.

3 comentarios:

Horchata Frappé dijo...

Sin duda una preciosidad, tanto ésta obra de Gaudi, y en general, como la idea del conde. Siempre me han gustado mucho ese tipo de torceduras tan rectas : )

Ele dijo...

Uyyyy, estuve por allí hará unos 4 años y fue toda una experiencia. Me encantó tanto la arquitectura, como el planteamiento a nivel social.
BSSS

Ele dijo...

Por fin me deja entrar el blogger, aunque es mucho más pesado el sistema.