viernes, 18 de abril de 2008

Adiós


Señor de todas las cosas
que yo tuve escúchame.
Nada de lo que tenía
me sirvió para después.

Nada de lo que tenía:
ni la mirada más pura
ni el amor, ni la esperanza
ni tan sólo la alegría.

Señor de mis ilusiones
perdidas, hasta más ver.
Ojalá que en mi camino
no te cruces otra vez.

José Agustín Goytisolo

1 comentario:

Vinatea dijo...

Esperemos que si no te cruzas con el señor de todas las cosas, si llegue un día en que nos podamos cruzar para conocernos. Esperemos sea a finales de este año y cuando yo esté aun rememorando, en el supuesto de que llegue esos 50 años de casado.