domingo, 27 de abril de 2008

Leandre Albareda el arquitecto del cementerio de Montjuïc





La floreciente economía burgesa catalana es uno de los hechos que positivilizan la creacón del cementerio de Montjuïc. En un acuerdo municipal en el 24 de febrero de 1882 se inician las obras. Un año después se inaugura. En aquellos momentos, el alcalde de Barcelona era Rius i Taulet. La inauguarción oficial fue el 17 de febrero de 1883, pero la real fue el día 19. Ese día, el primer inhumado fue un comerciante que se llamaba José Fonrodona Riva, nacido en Mataró y fallecido en una casa del Paseo de Gracia. Ocupó el nicho nº 14, en la Vía de Sant Josep. En su epitafio se dice que era un indiano, vecino de Matanzas (Cuba)

Las fotos pertenecen al panteón de Leandre Albareda i Petit.

1 comentario:

Vinatea dijo...

Hace unos años murió una prima hermana en Barcelona, y fue enterrada en Montjuïc. Hasta aquí lo más natural del mundo, pero lo que me llamó la atención es que pese a estar en la ladera del monte, pudimos acceder hasta la fosa en coche. Y por falta de tiempo no me entretuve en mirar y fisgar entre las tumbas cercanas. Seguro hubiera visto algo interesante.