viernes, 27 de junio de 2008

Albert Cossery, alguien muy especial


Curiosa filosofía la de este autor.El escritor egipcio en lengua francesa Albert Cossery murió el día 22 en París a la edad de 94 años, en el hotel donde residía desde hace más de 60 años, informaron este establecimiento y la editorial Joelle Losfeld.

"Días antes de su muerte, este hombre magnífico hizo su paseo habitual: los cafés de Flore y Deux Magots...", agregó la dirección de dicho hotel.


Es autor de ocho libros escritos con un estilo sarcástico y un humor impregnado de sabiduría oriental, que fueron traducidos a 15 lenguas.

Su obra, que hace el elogio de la indigencia y la pereza, concebidos como un arte de vivir y una filosofía, mostraba al pueblo humilde de El Cairo, donde nació el 3 noviembre de 1913.

Como sus personajes, Albert Cossery escogió no poseer nada y vivía desde 1945 en la misma habitación de un modesto hotel de Saint Germain des Prés, el hotel de La Louisiane.

Hijo de padre rentista y madre analfabeta, formado en las escuelas francesas de El Cairo, se inició temprano en la literatura francesa clásica y descubrió París a los 17 años.

Apodado el Voltaire del Nilo por sus ironías contra los poderosos, Cossery publicó en Francia, en la editorial Joelle Losfeld, Mendigos y orgullosos, Un complot de saltimbanquis, La casa de la muerte segura, Violencia y burla, Los ociosos del valle fértil o, su última novela, Los colores de la infamia (1999). Su primera novela, Los hombres olvidados de Dios, fue defendida en Estados Unidos por Henry Miller, en los años 40.

Todos sus libros fueron escritos en francés. "Amo esta lengua", decía con frecuencia, aunque precisaba que "sigo siendo un egipcio de cultura y lengua francesas, con un universo egipcio".

"Pienso en árabe. Incluso cuando hay un personaje que dice buenos días, hay algo más detrás. No es un buenos días a la europea, o sea que no significa nada. Y eso tengo que comunicarlo" en mis libros, dijo en una entrevista.

En 1945 llegó a París, donde conoció la vida bohemia, al frecuentar después de la guerra a Albert Camus (quien era su amigo de aventuras nocturnas), así como a Genet, la cantante Juliette Gréco, el pintor Alberto Giacometti, Vian o Mouloudji.

Su habitación sólo tenía un refrigerador y una televisión, pero su ocupante no tenía recuerdos u objetos. Sólo poseía ropa y decía con ironía que "para dar testimonio de mi paso por la tierra no necesito tener un buen auto".

En 1998, un cáncer de la garganta lo privó de sus cuerdas vocales, dejándolo casi afónico, por lo que respondía a los periodistas escribiendo en una libreta.
Parte del texto extraído de la red.