viernes, 30 de septiembre de 2011

Cementerio de Montjuïc: Ayer y hoy (2)

Nueva entrega de fotos dónde se ven los cambios del tiempo en las obras escultóricas y la vegetación en el cementerio de Montjuïc de Barcelona.




Obra del arquitecto Josep Balet y del escultor Enric Clarasó i Daudí del año 1902. La escultura está excelentemente conservada, el único cambio apreciable es que ha desaparecido el parterre de flores y ahora está pavimentado. La tumba fue originalmente de la familia Santacreu Roig, en estos momentos se puede leer que pertenece a la familia Vial i Solsona.




Familia Mata y Guerrero




Panteón de Leandre Albareda i Petit, él mismo fue su arquitecto y los escultores fueron Josep Campeny y Manuel Fuxà i Leal, la obra data de 1889. Las diferencias apreciables son la columna deteriorada y la rotura de la parte de arriba a nuestra izquierda del ala del ángel. También la puerta de entrada del panteón, en el año 1922 la tumba fue clausurada a perpetuidad.


En esta ocasión el panteón de Federico Carreras de Campa (eL ángel es obra del escultor Rafael Atché) sirve de referencia para ver que, justamente detrás de él, había un imponente panteón con una enorme cruz, éste desaparecido, en su lugar hay una pequeña isleta.




Panteón de Josep Portabella Cots. Han desaparecido los pebeteros-jardineras.





Panteón Malagrida i Fontanet. Escultor Eduard Baptista Alentorn. Arquitectos Lluís Callén, Enric Serra y Joan Figueras. Lo más notable es el deterioro de las cuatro águilas


Panteón de la Riva obra del arquitecto Antoni Mª Gallisá del año 1892. Los escultores de la parte ornamental fueron los hermanos Juyol y de la figurativa Eusebi Arnau. En perfecto estado de conservación. El cambio notable es la frondosa vegetación que hoy en día se puede observar.




Hermoso panteón arco-cueva modernista. Los primeros propietarios fueron la familia Cebrià Pagés. En la actualidad puede leerse Aguilà Gambús.




Panteón Pilar Soler obra de Leandre Albareda en el año 1894. Imperturbable obra de estilo neoegipcio. El cambio apreciable es la puerta de forja y la vegetación.