miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cementerio de Arenys de Mar (Barcelona)

Antes de compartir el artículo que ha salido hoy en La Vanguardia, firmado por Marta Pedrico, permitirme unas líneas.
Coincido plenamente en que el cementerio de Arenys de Mar (provincia de Barcelona) es muy hermoso, muy bien cuidado, además, desde allí se ve una preciosa vista.
Al igual que tantas veces me he quejado de ciertos comportamientos al visitar algún camposanto, debo decir que las personas que están al frente y cuidado del de Arenys son personas encantadoras, no te ponen ninguna traba, al contrario, si preguntas algo te responden muy amablemente, te facilitan lo que está en su mano y puedes hacer fotos libremente.





El artículo se titula “Camposanto de museo” Arenys de Mar quiere potenciar su singular cementerio como un atractivo turístico por su valor artístico.
“Cuando te detengas donde mi nombre te llama,
Quieras que duerma soñando mares de calma,
La claridad de Sinera”
Con estos versos el poeta Salvador Espriu colocó en el imaginario colectivo el cementerio de su Sinera, nombre bajo el cual se disfrazaba el pueblo de Arenys de Mar. También en este camposanto fue donde quiso ser enterrado, y siguiendo su deseo, allí es donde descansa en paz. Lo hace detrás de una discreta lápida de color blanco, donde Espriu no quería que hubiese nada escrito (y añado yo, tampoco espacio ni para dejar una flor) Fue la constante insistencia de los visitantes que acudían a ver su tumba y señalaban el lugar, la que acabó haciendo que en esa piedra rece su nombre.
Pero no sólo la labor de Espriu la que ha hecho que este cementerio, catalogado como bien Cultural de Interés Nacional en la categoría de Monumento Histórico desde 1995, haya pasado a formar parte de la Asociación de Cementerios Significativos de Europa. Muchas otras razones convierten a este cementerio en un paraje único, empezando por su ubicación. Situado en el Monte de la Piedad, ofrece unas vistas maravillosas del Mediterráneo, enmarcado por señoriales cipreses y un clima de intensa calma. Los habitantes de Arenys y su ayuntamiento son conscientes de la importancia escultórica e histórica de este cementerio del siglo XIX. Por esto se han propuesto darle un impulso y convertirlo en un eje de atracción turística. “Queremos pontenciar, dar a conocer y cuidar de este patrimonio material e inmaterial que es nuestro cementerio” explica Ramón Vinyes, el alcalde de Arenys de Mar. Ese es el motivo que los llevó a formalizar su solicitud para entrar a formar parte de la Asociación de Cementerios Significativos, una agrupación que no sólo ofrece una vía de publicidad, sino la posibilidad de aprender de lo que otros ya han puesto en práctica. “Lo que queremos es conocer experiencias de gente que ya lleva tiempo trabajando con sus cementerios, seguro que podemos aprender de ellos” continua Ramón Vinyes, explicando el por qué hace tres meses pidieron formar parte de la ASCE. De hecho, este es el primer paso de un plan para potenciar el atractivo del lugar y que ya ha llevado al consistorio a crear una Comisión del Cementerio que la próxima semana se reunirá con la presidenta de la ASCE para empezar a trabajar sobre la difusión de su historia. Pero la Comisión ya tiene varias ideas propias y plantea editar guias informativas y hacer rutas guiadas que explican la historia del cementerio y de su valor artístico, pero también de quienes reposan allí. Y es que Espriu no se encuentra muy alejado de otrosnombres importantes delas letras catalanas como Fèlix Cucurull y Lluís Ferran de Pol. Obras del arquitecto Enric Sagnier y de escultores como Venanci Vallmitjana y Josep Llimona son otras de las joyas que guarda este cementerio. Eso si, no todas están en su mejor estado de conservación, por eso el ayuntamiento ya ha iniciado un estudio sobre el mantenimiento de los elementos de interés y en breve se acabará la restauración de una de las piezas de Llimona.





























5 comentarios:

Julia dijo...

Un emplazamiento inmejorable. La primera foto lo pinta perfecto!

✙Eurice✙ dijo...

Me parece un camposanto indescriptible, que maravilla de arte funerario...
Hacia tiempo que no venia por aqui.
Un abrazo desde el oscuro desván de mi memoria.

Aaoiue dijo...

Me acuerdo del entierro de Espriu muy bien y de que había mucha gente. De hecho creo que por una vez hubo allí más vivos que difuntos.
Aún guardo el recordatorio y era tan sobrio o más que su lápida. Pude conocerlo personalmente un año antes, pasé con el un par de horas, y era así en todo (en su expresión, en la impresión) y cuando releo sus poesías me parece verlo con el gesto adusto con el que me recibió que luego se fue transformando como en un caleidoscopio hasta la ironía, la preocupación, y muchísimos matices más. También recuerdo que allí, en su despacho del Paseo de Gracia, impóluto y desnudo, se atrevió a pasar una mota de polvo cerca de su traje casi negro impecable y que el la retuvo entre sus dedos pulgar e índice como si cogiera algo tan consistente como uno de sus versos.

Las fotos son muy buenas, me gustan mucho, aunque noto a faltar la del paseo de cipreses que encara el horizonte. Tal vez ya no existe (?)

Javier Peralta Medina dijo...

Reposar ante el mar para siempre. Las vistas de ese cementerio son preciosas, aunque he visto vallas metálicas que matan ese paisaje de tranquilidad.
Un saludo¡

Tony Collbato dijo...

Muy bonitas,como siempre,tus fotografías...ya sabes dónde las he enlazado.
Aquí hay fotos antiguas,creo te gustará verlas:
http://mdc.cbuc.cat/cdm4/results.php?CISOOP1=any&CISOBOX1=Arenys&CISOFIELD1=CISOSEARCHALL&CISOOP2=all&CISOBOX2=salvany+i+blanch%2C+josep%2C+1866-1929&CISOFIELD2=creato&CISOROOT=/bcsalvany&t=s