miércoles, 9 de febrero de 2011

Un árbol




Un árbol sobre mis huesos.

Nada más.No.Nada más.

Silencio...

Si hay un árbol,sabran todos que debajo está mi cuerpo.

Los pájaros y los niños y el mar que gime a lo lejos.

Todo lo demás olvido hasta del hombre que quiero.

Gracias.

Enterradme en aquel cerro, en aquel desnudo cerro, desnudo y seco, como yo,si,como yo, orfandad de unos hijos que no espero.

Ay,mi corazón, abuelo, de tus bosques,ciudad mia.

Si me muero-que me muero- no me lleveis,no, al cementerio con los muertos.

¿Sabeis?Odio las manos cansadas de los sepultureros.

Que me entierren cuatro niños cantando un romance viejo.

Si, en aquel cerro, ¿lo veis tras de mi ventana?

Todos mis sueños pájaros en vuelo sobre los pinos futuros y ciertos de tus bosques del mañana, mi Almería.

Si mi muerte te da un árbol,muero.

¡Que dulce la muerte mía sobre tus desnudos cerros!

Celia Viñas Olivella (1915-1954)

1 comentario:

APU dijo...

Hola Mar.
...Y a mí enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo...

En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.

Mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista...

Cerca del mar. Porque yo
nací en el Mediterráneo...

Un beso